LOGO_PEZ
   
versión html
 
       
  PECES
       

   
BIOLOGÍA > Locomoción
 

Para avanzar en el agua, los peces movilizan gran número de músculos, que entran en acción sucesivamente de adelante hacia atrás del cuerpo. Su organismo se pliega en sentido lateral y describe una línea sinusoidal. Al apoyarse del lado derecho y del lado izquierdo sobre la masa acuática, se crean fuerzas cuya resultante se dirige de atrás hacia adelante.

La adaptación a la natación es más o menos eficaz según la especie. Algunas no necesitan desplazarse con mucha rapidez, debido a que poseen capacidad de camuflaje. Otros peces, por el contrario son grandes nadadores: entre ellos se encuentran depredadores de alta mar, como por ejemplo los atunes.

VOLVER

LOCOMOCIÓN PEZ

Locomoción en el agua

Para el ojo humano, algunos peces son capaces de nadar a velocidades extremadamente altas. Pero nuestro juicio está involuntariamente influido por la propia experiencia de que el agua es un medio que ofrece mucha resistencia cuando nos desplazamor en él. La mayoría de los peces, pueden nadar un máximo de diez cuerpos por segundo, obviamente una azaña impresionante para las medidas humanas. Cuando estas velocidades las trasnsformamos en km/h, significa que un pez de unos 30 cm alcanza solamente cerca de 10, 4 km/h. Como regla general, cuanto más grande es el pez, más rápido puede nadar.

INICIO


Velocidad de crucero

Para medir la velociad de crucero de un pez se utiliza un "rueda de peces": se trata de un canal en forma de anillo lleno de agua, que se hace girar a igual velocidad, pero en dirección opuesta a como nada el pez. Mucho más dificiles de medir son los repentinos acelerones que pueden realizar la mayoría de los peces para capturar una presa o para evitar ser a su vez capturados. Un atún fue cronometrado a 66 km/h; se cre que el pez espada y el marlín son capaces de explosiones de velociada que llegan o incluso sobrepasan los 110 km/h. Tales velociadades no pueden mantenerse por más de 1 a 5 segundos.

INICIO


Mecanismos de propulsión

El mecanismo de propulsión de un pez es la musculatura de su tronco y su cola. La musculatura locomotriz axial está compuesta de bandas musculares en zigzag llamadas miómeros. Las fibras musculares de cada miómero son relativamente cortas, y se ancln en klos septos de tejido conjuntivo que separan cada miómero de los adyacentes. En la superficie del cuerpo los miómeros toman forma de W a cada lado, pero internamente las bandas musculares están plegadas de forma compleja y encajadas unas en otras, de manera que el empuje de cada miómero afecta a varias vértebras. Esta disposición proporciona un control más preciso y poderoso, ya que para flexionar una determinada parte del cuerpo resultan implicados muchos miómeros.

INICIO


Movimientos natatorios

La fuerza muscular generada en la gran masa muscular anterior es transferida a través de los tendones al pedúnculo caudal, relativamente poco musculoso, donde se genera el empuje. Esta forma de natación alcanza su máximo desarrollo en los atunes, cuyos cuerpos no se flexionan.

INICIO


Fuerza de reacción

El extremo anterior del animal se curva menos que el posterior, por lo que cada ondulación aumenta en amplitud a medida que recorre el cuerpo. Mientras que las ondulaciones se desplazan hacia atrás, la curvatura del cuerpo presiona lateralmente contra el agua, provocando oblicuamente una fuerza de reacción dirigida hacia adelante. Esta fuerza consta de dos componentes: la fuerza de empuje, y una fuerza lateral.

Fuerza de empuje

La fuerza de empuje es utilizada para vencer la resistencia al avance y propulsar el pez para adelante.

Fuerza lateral

La fuerza lateral tiende a desviar la cabeza del pez en la misma dirección que la cola. Este movimiento de la cabeza de un lado a otro es muy patente en una anguila o un tiburón cuando nadan, pero muchos peces tienen una cabeza rígida y grande con bastante superficie de resistencia para hacer mínimo ese cabeceo.

INICIO


Técnicas de natación

Los peces nadan con la totalidad de su cuerpo, y no sólo con sus aletas. Estas apenas contribuyen a su propulsión; sirven especialmente para estabilizar el cuerpo y permitirle cambiar de dirección al pez. Las aletas impares (dorsal y caudal) tienen por función impedir ir a la deriva y mantener el cuerpo en posición vertical. Las aletas pares (pectorales, ventrales y anales) contribuyen también a la estabilización; las pectorales juegan un papel importante para virar dando vueltas de pequeño radio. Las aletas caudales han sufrido importantes transformaciones evolutivas.

Evolución aletas

ALETAS